martes, 8 de enero de 2013



 

En una dimensión donde nuestras conversaciones se hacen más cortas y las palabras menos expresivas peleo contra las ansias de dejar este barco en sus últimas miserias y las aguas parecen disfrutar como arrastran hacia lo profundo estas pretensiones de sobrevivir a la distancia y la indiferencia de nuestros días. Donde el recuerdo se convierte en un sueño lejano, de esos que no se repiten y anhelamos con frenesí que se vuelvan realidad.
 
Al ver las luces que parpadean suavemente en medio de la obscuridad del patio de mi casa, pienso en ti… esa tarde inesperada cuando te conocí y que sin darme cuenta la historia comenzó con una mirada fugaz y disimulada. Tu sonrisa regresa a mi mente y el contorno de tus ojos y tu mirada buscando esas palabras que no pude decir, sonrió por lo que no entendí entonces por eso que me negué a aceptar eso que tontamente quise borrar y sustituir con las frases crudas de mi voz demente, quien es incapaz de detener esta mezcla de sentimientos que me abrazan sin temor, describiendo en cada evocación la sensación de tenerte frente a mi y percibir tu aroma y la suavidad de tus labios. Y de repente me doy cuenta que esas sensaciones no regresaran, que lo que vivimos se unen a la caminata irreparable del pasado que se aleja con premura sin esperar siquiera a que nos despidamos de lo que en algún momento fuimos, en las personas en las que nos convertimos juntos y como individuos tras la mirada atenta de la desesperación por vivir cada minuto de nuestras afinidades interminables, el querer seguir descubriendo cada detalle que poseen estas personalidades en cuatro puertas que nos encierran en la inquietud de nuestros rostros verdaderos.    
 
La noche se hace mas densa y las luces continúan su ritmo, ya entre las somnolencia de la transición mis pensamientos regresan a mi cuerpo. Observo la infinidad del cielo, sin más palabras que un te extraño. Me levanto y camino lentamente hacia la puerta de mi nuevo entorno con la vaga esperanza de volverte a ver.

 
Palik

No hay comentarios:

Publicar un comentario