jueves, 24 de enero de 2013



Intentando luchar contra la trivialidad que envuelven las horas día a día exploro las herramientas que el mundo me brinda, intentando el no ahogarme en la rutina de la vida busco desesperadamente algo que me despierte de este sueño profundo de sentimientos perdidos y al intentar que lo que se quedo sin nombre no se reviente estrepitosamente en la dureza de la indiferencia, lo despedazo en varias partes guardándolo en cosas,  lugares y letras donde permanecerán inmortales al tiempo y la perdida de lo que algún día fue. Al intentar inyectar vida y color a la existencia regalada pero no formada busco razones para deshacerme de la simplicidad insípida que amenaza con enterrar lo que he construido, lo que he logrado a través de influencias de personajes que fueron diferentes ante la multitud guiada como muñecos de cuerda. Entonces, vivo en un intervalo de minutos con ambientes y escenarios mezclando mis ánimos pasivos, extraños, fatales o mordaces que surgen de la situación irreparable de mi mente, que anhela incesantemente dejar el ayer porque lo que sucedió entonces se pierde en la neblina del hoy donde me veo excavando, al querer deshacerme de las tristezas innecesarias he intentando hallar la tumba de esa esencia que deje morir en soledad.

Al intentar asimilar las razones del porque el tiempo me a moldeado otros rostros a base de esa vos que olvide como y cuando apareció en el escenario de mi vida. Descubro que quizá solo fue la inconsistencia de la realidad que me arrastran a perseguir una dimensión inexistente, quizá fue la perdida de saber lo que se siente que me llevaron a la sequía de un sitio reparador donde solamente encontré palabras vacías o quizá solo saboreando los propios defectos de mi ser mortal. Y en esta cruzada de intentos cuestiono al mundo, cuestiono al tiempo, te cuestiono a ti, me cuestiono a mi misma y cuestiono a Dios quien sin el previo aviso lanza al viento mis argumentos y en un susurro débil me dice que “la vida es solo una novela barata”, pero… cabe dentro de lo posible el reestructurar el argumento.   

Palik

3 comentarios:

  1. Que bonito lo escrito y que acogedor lugar. gracias por permitirme pasar a verlo.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Astrid, me sorprendes mucho, una faceta mas de ti que me encanta, cuidate muhco lindo, y siempre adelante, recuerdalo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por leerme chicos, aprecio sus comentarios.

    ResponderEliminar