miércoles, 9 de julio de 2014



Me visualizo a través de la ventana, sólo restan 5 minutos a esta inesperada noche, tan inesperada como tu. Pasara un día más y siento que fueron milenios desde la última vez que te vi aquella mañana de lunes, sin embargo al mismo tiempo siento que fue ayer cuando vi tu grande y alegre sonrisa que se dirigía a mi, sólo a mi. Tus grandes ojos, tus labios de los que no podía apartar la mirada y tu brazo dibujado con colores que te representan totalmente y los cuales se quedaron impregnados en mi mente. Creo firmemente ahora que sí hay algo que me llevare a la tumba será tu recuerdo. Lo cual es realmente triste.


Que sí me arrepiento de haberte conocido, que si me arrepiento de haberte besado? Bueno, sólo puedo decir que esos momentos ahora me quitan el sueño. Se niegan a irse, a morir. Y ya que tengo que lidiar con ello, los vestiré con lo que sentí mientras podía sentir tu respiración , los sentimientos buenos, no esa falsedad  que salió de tu boca, los que trato de recordar para convencerme de que fue verdad, porque mis esperanzas se niega a ver la realidad. En este punto he aprendido que son duras de matar.

Se que me contradigo y es que es lo que provocas en mi, pero de algo estoy segura tal como esa mañana de lunes... Pues nunca volveré a verte y que nunca me sonreirás tal como lo hacías en esos días que solías aparecer provocando algo extraño en mi respiración. Me pregunto si volvere a sentirlo al ver a alguien. Alguien que no seas tu.

Palik

No hay comentarios:

Publicar un comentario