jueves, 4 de abril de 2013


Un día como hoy envié mi último mensaje, en el transcurso de los días previos recordé y experimente lo extraño que son los recuerdos, esos que no vuelven que no olvidas y donde las sensaciones no son las mismas. Explore los lugares y espacios que impregnaron mi crecimiento que me definieron y construyeron un carácter, ese que me brindo una identidad.


Recorrí el camino de una despedida, encontrándome con personas que había olvidado y sentimientos que me abandonaron y que regresan a cerrar el círculo de lo que nunca confesamos. Me encontré con palabras que apaciguaron mis miedos e inseguridades, con actitudes que me sorprendieron y enseguida me llenaron de regocijo. Entonces quise que mi mente se convirtiera en una cámara fotográfica para recoger todos los lugares y detalles que veían mis ojos, me pregunte si en algún momento retornaría a  aquellas tierras que corrían presurosos a convertirse en mi pasado, en cada segundo que pasaba este se integraba por cosas que me negaba a dejar pero que se convertían en algo inevitable. Envolviendo mis recuerdos en pequeñas cosas continúo sin poder imaginar las palabras correctas, desesperadamente hice lo que me quedaba por hacer pero no hubo respuesta, es posible que sea lo mejor para todos. Enseguida todo continúa su rombo, en una tarde de jueves  simplemente me alisto para partir a mi última parada, quizá las lágrimas inundaron mi rostro, los recuerdos mi mente y simplemente no hay más nada que sentir.


La noche transcurre rápidamente, una sorpresa me da la última despedida. En medio de la madrugada la oscuridad es mi último panorama, las pequeñas luces parpadean lejanas mientras me adentro a la ciudad que se queda en el tintero de mis planes. En el último instante, que más podría decir, me dirijo hacia un lugar desconocido, hacia personas desconocidas y sin la menor idea del rumbo que tomare, las palabras sobran, la voz en mi interior promete no olvidar, promete volver, promete encontrar el porqué y que este valga la pena. 


Palik

No hay comentarios:

Publicar un comentario